¿Cómo se sacaba la leche antes del sacaleches?


Hoy tengo para vosotras una historia bien curiosa. Como se puede leer en el blog de Sandra, el primer sacaleches se creó en 1859, pero claro, la necesidad de sacar leche de los pechos era anterior. Cuando llevas mucho tiempo sin poder dar leche a tu hijo (por la razón que sea) o, por ejemplo, en una mastitis (infección de la mama) siempre se ha recomendado extraer leche con este bienaventurado aparatito, pero ¿y cómo se hacía antes de su invención?

La primera respuesta que viene a la cabeza, supongo, es que te puedes sacar la leche por ti misma. Bueno, no sé si alguna de vosotras lo habéis probado... yo sí, y no es muy efectivo. ¿Cuánta te puedes quitar? Poquito normalmente, a no ser que tengas el pecho tan lleno que te salga la leche casi sola.
Otra respuesta la leí hace poco en una revista de divulgación de Historia y Antropología (*). Después de hablar con algunas personas, supongo que gente mayor de algunos pueblos, se enteraron que lo habitual era que fuera el marido el que se encargara la extracción; si esto no era posible, también tienen testimonios de ocasiones en que se habían encargado amigas cercanas.

También se recogieron menciones sobre un oficio especializado en estos asuntos. Eran los llamados mamones y mamonas. Sí, tal y como habéis oído. Supongo que la palabra la conocíais en otros contextos, ¿verdad? No es una palabra con demasiada buena fama, supongo que se debe a que su oficio no estaba demasiado bien visto.

¿Y como lo hacían estos mamones y mamonas para extraer la leche? Pues parece que solían ser personas que tenían las manos calientes. Lo primero que hacían era ponerlas encima de los pechos de la mujer en cuestión. Una vez calentados los pechos se disponían a extraer la leche ellos mismos. La mujer en muchas ocasiones estaba enteramente tapada para conservar cierta privacidad. Sólo tenía los pechos descubiertos. Cuando tenían la leche en la boca normalmente se la bebían, al contrario que ahora, que a mucha gente le da asco la leche materna; parece que era un alimento muy bien visto y valorado. Si se creía que la leche estaba infectada (debido a la mastitis) pues entonces sí que se escupía.

¿Alguna de vosotras había oído hablar de este oficio o, simplemente, de que algún adulto ayudara a la madre en la extracción de la leche? Para mí es la primera noticia. De nuevo me sorprendo de lo escondidas que han sido nuestras historias y las soluciones a nuestros problemas. Siempre de puertas adentro, siempre en contextos familiares y no públicos.

El epílogo de esta historia tuvo lugar hace unos días. Yo comentaba en la mesa estos temas y a mi suegro le vino algo a la memoria. Un recuerdo pequeño y sin demasiado sentido que tenía escondido en su cabeza. Hacía tiempo que estaba allí, quizás unos 60 años. Recordaba una conversación que escuchó cuando él tenía 10 o 12 años.

Los padres hablaban sobre la hermana mayor. Parece que en aquella época estaba amamantando. Parece también que se le produjo una mastitis. Parece que la chica no sabía cómo quitarse la leche y los padres se preguntaban entre ellos, y ¿por qué no le quita su marido? Al explicar yo mi historia, mi suegro ató cabos y entendió esa conversación, después de tantos años.

He aquí la forma más habitual de extraer leche antes del sacaleches.

(* La revista en cuestión se llama Avni (núm. 32) y creo que sólo se distribuye por el País Vasco. De todas maneras se pueden pedir los números, creo, por la página web)

14 comentarios:

  1. Hola Cira, mi marido es escritor y en su última novela que se sitúa sobre el 1500-1600 uno de sus personajes es una "tirapits" en catalán, lo que sería una mamona que tu cuentas. Eran personas que acompañaban a las amas de cría y les vaciaban los pechos cuando los tenían muy llenos. Se colocaban encima de las fondas y la gente del pueblo acudía. No se si te interesa tan antiguo pero si quieres más información envíame un email a evaoli(arroba)hotmail.com y hablamos.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué interesante, Eva, muchas gracias. En cuanto pueda (ahora tengo a mi niña tirándome de la camiseta para que vaya a jugar con ella :P) te mando el mail!

      Eliminar
  2. ¡Qué grande este post Cira! Ya sé que te lo he dicho mil veces y soy una pesada: este blog es genial y espero que llegues a ser muy leída . Yo había escuchado sobre el marido como "mamón", pero lo de las personas con las manos calientes no. Yo también tuve un principio de mastitis y aunque el sacaleches ayuda, mi marido ayudó más.

    Un abrazo desde Budapest

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Madre exilio! Siempre me dan energía tus comentarios!

      No se por tu país, pero aquí mamón es una palabra muy malsonante...:P un insulto de los fuertes! por eso es tan curioso ésta historia...jeje

      Eliminar
    2. Bueno, en Venezuela mamón no tiene una connotación especialmente peyorativa. Para nosotros el mamón es una fruta, creo que se el llama así porque hay que "mamarla". Por otro lado, un mamador es una persona que nunca va en serio. Pero "mamón" en México sí que puede ser insulto.

      Eliminar
    3. Uf, pues aquí sí, no se lo digas a nadie! :P

      Eliminar
  3. Vaya que curioso! Me encantan estas historias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Mamá por bulerías! ¿Verdad que es curioso? Me alegro que te interese!

      Eliminar
  4. GENIAL este post. Curioso de verdad esto que explicas. Me ha encantado. BS

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante. Y curioso que palabras como mamón sean ahora peyorativas. Como en catalán "engegar a dida", que podría significar "mandar a la mierda". ¿Cuando se operó esté cambio, porqué?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, yo creo que todo es consecuencia de que el hecho de dar el pecho ha sido un tema controvertido desde hace muchos años. Así nos va! ;)

      Eliminar
  6. Mamón? Uy, yo sí que soy una malpensada! Creo que en Lima, muchos lo seríamos. Será por eso que la expresión colombiana "mamar gallo" (tomar el pelo) no me termina de convencer? :) En todo caso, cuando estaba embarazada, en una revista de maternidad encontré indicaciones e imágenes para extraer la leche manualmente,pero es la misma mujer la que lo hace. Tal vez de aquellas épocas data la recomendación de aplicarse flores de caléndula para aliviar el malestar de los pechos llenos. Excelente post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anda, no conocía esto de las flores de caléndula...cuantas cosas que aprendo aquí...Gracias por las aportaciones!

      Eliminar